Destinado a niños desde 15 días de vida con el fin de favorecer las diferentes etapas del neuro-senso-psico-socio desarrollo y proporcionar un aprendizaje óptimo.

Nuestra intervención apunta de esta manera a dar la posibilidad de un desarrollo integral y armónico que le permita una vida digna.

Puede ser llevado a cabo como proceso preventivo o como proceso de rehabilitación- habilitación.

En caso de que la Estimulación Temprana sea utilizada como proceso preventivo, la tarea, como lo dice su nombre será Preventiva, es decir se deberá orientar, acompañar, informar y participar a la familia, docentes, cuidadores y personas relacionadas con la cotidianidad del niño, los hitos madurativos y evolutivos a considerar en el desarrollo.

Es importante trabajar en esta tarea de prevención en forma integrada también con médicos neonatólogos, pediatras, obstetras, enfermeros, etc. a fin de que puedan detectar tempranamente las necesidades de recibir estimulación temprana de un niño/a , y que puedan sugerir tempranamente la intervención atinada.

La Estimulación Temprana puede ser utilizada también como un proceso de rehabilitación- habilitación . Entonces la tarea será la recuperación de áreas desfasadas o alteradas en el desarrollo esperable del niño, que pueden darse por diferentes y múltiples razones, siempre teniendo en cuenta y respetando la singularidad de cada ser humano.

En este caso, la intervención terapéutica con el niño será para estimular, corregir, utilizar, incorporar, etc. las conductas del mismo en cualquiera de sus áreas y etapas de desarrollo. También en este caso es aconsejable trabajar en equipo y con el aporte de profesionales terapéuticos de diferentes disciplinas, como así también contar con un equipo de profesionales que puedan detectar tempranamente y derivar oportunamente para una adecuada y pronta atención.